Download E-books La otra casa PDF

Una esposa enferma, su más íntima amiga y una joven vecina ocasional forman parte del círculo que rodea al banquero Tony Bream cuando, in extremis, se ve obligado a pronunciar un juramento difícil de aceptar y de cumplir. En virtud de éste, no sólo su futuro queda hipotecado, sino también el de otras personas que quizá desearían no verlo tan comprometido y cuyos actos desembocan, en medio de una densa atmósfera de culpabilidad colectiva, «en una serie de acontecimientos oscuros e infelices... en sufrimientos, peligro y muerte». La otra casa (1896) fue los angeles primera novela que escribió Henry James después de sus infortunados años dedicados al teatro, y de hecho parte de un guión para una obra dramática. Es una de sus piezas menos conocidas, y en muchos sentidos extraordinaria, «un estallido de rabia primitiva que parece irracional e incontrolado», según su biógrafo Leon Edel, pero que el escritor consideraría hasta el fin de su carrera «un precedente, una lucecita divina que alumbra mi paso». En esta historia escalofriante de abismos abiertos bajo los angeles delicadeza de las formas, se cumple una técnica que el mismo texto anuncia: «Lo cierto es que los elementos del drama surgen cuando se comprimen con fuerza y, en algunas circunstancias, parecen invitar más al microscopio que a los gemelos del teatro».

Show description

Read Online or Download La otra casa PDF

Similar American Literature books

Zombie: A Novel

Zombie is a vintage novel of darkish obsession from the intense Joyce Carol Oates. a super, unflinching trip into the brain of a serial killer, Zombie perspectives the area in the course of the eyes of Quentin P. , newly paroled intercourse criminal, as he chillingly evolves from rapist to mass assassin. Joyce Carol Oates—the prolific writer of such a lot of remarkable bestsellers, together with The Gravediggers Daughter, Blonde, and The Falls—demonstrates why she ranks between America’s most useful and finished literary artists with this provocative, breathtaking, and tense masterwork.

Burning Bright: Stories

“A beautiful, brutal author. ”—Richard expense, big apple instances bestselling writer of Lush existence and Clockers In Burning vibrant, Pen/Faulkner finalist and long island instances bestselling writer of Serena, Ron Rash, captures the eerie attractiveness and stark violence of Appalachia in the course of the lives of  unforgettable characters.

A Woman of Property (Penguin Poets)

A brand new publication from a poet whose paintings is "wild with mind's eye, unafraid, bold, inventive" (Jorie Graham)

Located in a menacing, gothic panorama, the poems that include a girl of estate draw formal and creative barriers opposed to boundless mortal chance, yet as all borders are susceptible, this ominous assortment eventually levels an pressing and deeply imperiled boundary dispute the place haunting, phantasm, the presence of the previous, and disembodied voices simply extra unsettle questions of fabric and non secular ownership. this can be a theatrical publication of dilapidated homes and overgrown gardens, of passageways and thresholds, edges, prosceniums, unearthings, and root platforms. The risky estate strains right here rove from heaven to hell, troubling share and scary propriety within the identify of unfathomable propagation. Are the entire gates during this booklet folly? Are the partitions too simply scaled to carry something again or impose self-confinement? What won't a poem do to get to the opposite aspect?

In Love & Trouble: Stories of Black Women

Admirers of the colour red will locate in those tales extra evidenceof Walker’s energy to depict black women—women who varygreatly in historical past but are certain jointly via what they percentage incommon. Taken as a complete, their tales shape an enlightening,disturbing view of lifestyles within the South.

Extra info for La otra casa

Show sample text content

Los angeles muchacha bajó los angeles vista con aire grave. –Los hombres han soportado cosas similares. –Cuando no son imaginarias, muy mal. –Pareció perderse en el esfuerzo de abarcar lo peor, de pensar en ello–. �Qué haría? �A quién recurriría? Rose safeguardó silencio. –No lo sé. �Me pides demasiado! –contestó luego con un suspiro impotente. –¡No me digas eso en un momento en que no sé si tendré que pedirte todavía más! Esta exclamación hizo que Rose lo mirara a los ojos con una expresión en los suyos que, de no haber estado pensando en otra cosa, lo habría sorprendido. –A ti puedo decírtelo, Rose: quiero a Julia más de lo que puedo expresar. Ella lo miró con una expresión muy receptiva. –Precisamente, por el afecto que sientes por ella, yo te he dado el mío. –Rose agitó l. a. cabeza y pareció repartir, como una copa que desbordara, su generosa alegría–. Pero tranquilízate. No es posible que los angeles hayamos querido tanto sólo para perderla. –¡Claro que no, qué demonios! –contestó Tony–. Y esta conversación es una nota falsa en mitad de una alegría como los angeles tuya. –¿Como los angeles mía? –preguntó Rose con aire despistado. Su compañero percibía ya el aspecto divertido del momento. –¡Espero que no pienses mirar así al señor Vidal! –Ah, el señor Vidal –murmuró Rose con aire ambiguo. –¿No te alegrarás de verlo? –Muchísimo. Pero… �cómo diría…? –Rose pensó durante unos instantes y prosiguió como si hubiera encontrado respuesta a su pregunta en los angeles inteligencia excepcional de Tony y en l. a. cómoda intimidad que compartían–. Hay alegrías y alegrías. Éste no es el sueño de amor de juventud; es más bien una historia vieja y bastante triste. Hemos sufrido y esperado: estamos familiarizados con los angeles pena. Hemos recorrido juntos un camino penoso. –Ya sé que habéis soportado una bad carga, pero �no se ha terminado ya? –Eso es precisamente lo que él va a resolver –contestó Rose tras una vacilación. –Espero que para bien. �Aquí está! Mientras Tony hablaba, el mayordomo había abierto las puertas acristaladas. Ahí estaba el joven procedente de los angeles China: un hombre bajo y enjuto de rostro terso, vestido con una chaqueta cruzada de colour azul marino. –El señor Vidal –anunció el mayordomo antes de retirarse, mientras el visitante, tras entrar rápidamente, vacilaba con timidez al ver a su anfitrión. Sin embargo, los angeles pausa duró apenas lo suficiente para permitir que Rose los angeles salvara con los angeles gracia más espontánea y juvenil; y los angeles súbita sensación de Tony de estar de más en aquel encuentro no le impidió percibir el gesto encantador de Rose, su dulce �¡Dennis, Dennis! », el temblor de los ligeros brazos, los angeles cabeza tiernamente ladeada y el gesto breve y tranquilo con que abrazó a su prometido. Tony se sintió tan feliz como ellos por el placer de haberlos ayudado, y appearó los angeles calidez de éste adelantándose a estrechar l. a. mano del viajero. Atajó sus tímidas muestras de agradecimiento: estaba encantado y, tras comunicarle que volvería enseguida para enseñarle su dormitorio, se marchó de nuevo con los angeles pobre Julia. CAPÍTULO VI En cuanto se cerró los angeles puerta tras su anfitrión, Dennis Vidal atrajo de nuevo contra su pecho a su prometida y los angeles estrechó con silenciosa alegría.

Rated 4.48 of 5 – based on 35 votes